Muy buenos días tripulantes!

¿Cómo va el veranito?…Yo te escribo desde una de esas Provincias que están en alerta roja por la ola de Calor, así que si también es tu caso, espero al menos poder refrescar un poquito el ambiente con las vivencias que aquí te traigo.

Si eres de los que ya supera los 40, seguro que los cuadernillos de Vacaciones Santillana te catapultan directamente a aquellos veranos infinitos en que las actividades de dichos cuadernos eran una buena compañía. He querido titular esta newsletter con el susodicho nombre, por que para mi, este verano está igualmente lleno de tareas y ejercicios que como entonces, debo aprender a resolver.

Hace un par de semanas me encontraba a nado entre Madrid, Guadalajara y el Norte de España enlazando un viaje con otro. Ya sabes que como en casa en ningún sitio y ahora que por fin estoy de vuelta,   me gustaría compartir contigo como ha ido la primera parte de este viaje colándome si me lo permites, en la pantalla de tu ordenador, móvil, tablet o el dispositivo que utilices.

Y es que….la Vida no entiende de vacaciones y sigue poniéndonos a prueba incansablemente. En la última newsletter te hablaba acerca de ser flexible con la alimentación de nuestros hijos en según que circunstancias. Y aunque te parezca extraño y algo repetitivo quizás, a la vida no debe parecerle ni lo uno ni lo otro y como si de sumas y restas se tratara no para de ponerme   delante de estas situaciones una y otra vez….¿Por qué será?.

Mi hijo de 5 años tiene ni más ni menos que 7 primos de diferentes edades a los que tan sólo ve tres veces al año. Solemos juntarnos en casa de la abuela ubicada en un recóndito pueblo de la Alcarria.  Ella rezuma Amor por los cuatro costados, es feliz viéndoles comer y su despensa es literalmente un supermercado para niños!. Hay galletas y chocolates para todos los gustos, yogures y zumos por doquier, bollos caseros y no tanto, helados, tartas, chicles, caramelos….todo lo que puedas imaginar y más!!!. Jajaja, me da la risa sólo de pensar….¿Qué hace una madre como yo, en un sitio como este?.

Durante los cinco días que allí pasamos, pude comprobar nuevamente que tratar de explicarle ciertas cosas relacionadas con la alimentación han servido de poco. Aunque a priori parece entender todo lo que trato de explicarla, su buena y arraigada voluntad no deja traspasar nueva información nutricional y es de las que sigue pensando…cuanto más mejor y, cuanto más gorditos más sanos!.

Imagino que a estas alturas sabrás que entre otras cosas, me dedico a estudiar los alimentos, que repercusión pueden tener en nuestro organismo, cuan ligados están a determinadas enfermedades y cómo, aunque no lo veamos inmediatamente, pueden ir mermando el buen funcionamiento de nuestro cuerpo y mente. En resumen, el tema de la alimentación es algo de Vital importancia!.

Con este panorama, puedes imaginar cuan difícil ha sido para mi, Ser Flexible!. Más incluso que hacer una raíz cuadrada a lápiz y goma!.

No te voy a engañar, había literalmente momentos en que sentía que la situación me superaba cuando veía a Ian ingerir tan pancho, «delicias» que no acostumbra. A él de poco o nada le servían mis argumentos para tratar de hacerle entender que eso o aquello no le convenía. Me encontraba en casa del enemigo e Ian estaba del otro bando arropado por el resto de los mini guerreros que por allí pululaban. Llegados a este punto, me limitaba a salir a la puerta del patio que da a la calle (ojos que no ven….) y me fijaba en el precioso árbol que allí está plantado. Un árbol grande, alto y robusto. El aire de estos pasados días, mecía incansablemente sus vistosas hojas verdes y sus finas ramas y yo con la mirada puesta en ellas, me decía para mis adentros: «Sé hoja, sé rama, sé flexible».

Los árboles son fascinantes. Sus raíces son prácticamente inmutables, rígidas y duras como su tronco y sin embargo, la copa repleta de ramas se doblan casi hasta partirse, y sus hojas se estiran casi hasta ser arrancadas. Estos maravillosos seres saben ser extremadamente firmes y asombrosamente flexibles. Es la combinación perfecta!.

Y…se derramó la gota que colmó el vaso….¡Las chuches! hasta ahora, territorio inexplorado para Ian.

Llegamos de la piscina después de que la Abuela les había invitado a una bolsa de gusanitos y palomitas. Entramos en casa y de repente vi a Ian mascando algo raro. ¿Qué tienes en la boca? le pregunte…y tratando de disimular y hacerme que creer que no tenía nada…le insistí…¿es una chuche? a lo que asintió con la cabeza y…. ¿quién te la ha dado?, la prima, me respondió, y…¿quien se las ha dado a la prima?….tachan…tachan….La Abuela!. (se me viene de repente una canción de rap de la década de los 80 titulada «Mi Abuela» ;)). 

Entonces sorprendentemente, respiré muy muy pero que muy profundo y aguardé pacientemente (algo impensable en mi, ya que se me conoce en la familia como la «escopeta de feria») a que la abuela y yo nos quedaremos a solas y, le trate de expresar mi sentir de la mejor manera posible. Le dije que para mi, la alimentación de Ian es muy importante, que llevaba varios días pasando por alto ciertas cosas y le pedí por favor, que durante el tiempo que yo estuviéramos allí, evitara comprar chucherías a sus primos para evitar que él las tomara. Mucho tubo que ver la manera en que traté de explicar como me sentía para que ella lo entendiera a la perfección. Antes de hablar con ella, reflexione sobre el cómo y trate de ponerme en su lugar. El lugar de una Abuela que no puede decir que no a sus nietos simplemente por que los adora, trátese de un vaso de gazpacho como de una bolsa de chuches.

Maria Luisa, que así se llama, es una mujer increíble y maravillosa a la que la profeso un profundo cariño, respeto y admiración. Ha criado 7 hijos en un piso de 50metros y en su mesa siempre había sito para uno más. Desborda generosidad, amabilidad, bondad y cariño. Hacendosa, paciente y siempre dispuesta. Abrazarla es como regresar al nido. Sus cálidos brazos, su suave piel y su pecho blandito y mullido invitan al abandono. Acercarse a ella es como volver al hogar y olerla es oler a las Abuelas del mundo. Es una suerte que Ian tenga dos Abuelas que lo malcrían a base de cariño en su máxima expresion.

Dejamos Yebra con todos sus dulces y me despedí de ella escuchando un Te Quiero sincero, al que respondí de la misma manera!.

Mucho he aprendido con ella estos días y mucho he aprendido sobre mi. Quiero pensar que esta lección del cuadernillo esta superada, veremos a ver si más adelante no me encuentro con otra parecida.

Me despido de ti, no sin antes invitarte a que te des un garbeo por algunos de los recursos que en esta web puedes encontrar y que están creados con la finalidad de poder servirte!.

Con todo mi cariño…., hasta pronto!.

Mi canal de youtube https://www.youtube.com/channel/UCJ59vh7m4n-8S8N-lageWug

https://www.entierradeeva.com/producto/mama-y-ahora-que-comemos/

https://www.entierradeeva.com/nutricion-infantil-de-1-a-3-anos/

https://www.entierradeeva.com/nutricion-infantil-de-4-a-8-anos/

NUEVO!!! https://www.entierradeeva.com/producto/seminario-online-dulce-y-salado-pates-y-helados-crudiveganos/

¿Necesitas ayuda?