Testimonios

Te invito a conocer las experiencias de algunas personas que han trabajado conmigo

Viky

Antes de comenzar el trabajo con Eva, me sentía muy cansada, con mucho frío, dolores articulares, dormía muy mal y con pocas ganas de hacer cosas.

Y desde que estoy con esta alimentación me siento con más energía y vitalidad, tengo en general menos frío y menos dolores, descanso mejor y me siento más alegre.

La verdad es que estoy muy contenta.

Muchas gracias por tu ayuda!!

Almudena

Sin duda un antes y un después. Estaba en un momento de mi vida en el que evadirme y perder peso eran preocupaciones que dirigían mi forma de alimentarme. Esta terapia me hizo ver que esas dos cosas son incompatibles. Desde un ordenamiento de la nutrición y por tanto de la energía, la pérdida de peso vino sola. Después construimos un plan de alimentación adecuado a mi estilo de vida, lleno de eventos sociales por trabajo y escapes de energía de los que ahora soy consciente y manejo con las herramientas que Eva me ha proporcionado.

Mercedes

Lo que a mí me ha supuesto el tratamiento contigo Eva, más allá de haberme acercado a una alimentación más saludable y haber conseguido perder 10 kilos y el haber dejado de fumar; lo que más me reconforta es que me encuentro con más energía para sobrellevar los problemas que no están en mi mano solucionar… sin que todo esto me desborde y haga que me venga abajo.

En mi caso hay lesiones físicas incurables pero que sí pueden dejar de empeorar por la sobrecarga a la que estaban sometidos mis articulaciones.

Perder estos 10 k y mantenerme en el peso aunque han pasado 6 meses ya de que comenzáramos el tratamiento, ha supuesto una prueba de voluntad muy grande. La motivación ha sido muy fuerte: sentirme yo más fuerte para ayudar y acompañar a mi hermana diagnosticada de ELA. Agradezco haber tomado esta decisión y toda la ayuda que me has prestado. Eva gracias otra vez.

Carla

Para mi el tratamiento con Eva fue una experiencia y una oportunidad de autonocimiento y autocuidado. Una oportunidad de mirarme y dedicarme un espacio para sanar y tomar conciencia de mi alimentación y mis emociones. En mi caso recurrí a ella por una cistitis que yo creía crónica y desde el tratamiento no he vuelto a sufrir ninguna infección. Conmigo Eva trabajó de una manera desinteresada y desde el cuidado y la atención que necesitaba en cada momento, eso me ayudó también a permitirme recibir sin dar nada a cambio más que el compromiso de cumplir con las pautas que ella me daba.

Gracias Eva.

Carlos

Mi situación antes de comenzar el tratamiento con Eva es que me habían
díagnosticado diabetes de tipo II.

Tenía bastante sobrepeso y tomaba medicación para poder controlar el azúcar.
Mi estado en general era de mucho agotamiento y, aunque quería mejorar mi
alimentación, no tenía una idea muy clara sobre como hacerlo o que era lo que
más me convenía.

Después del tratamiento con Eva, mi situación ha cambiado radicalmente. Me
encuentro mucho mejor con más energía y vitalidad.

La diabetes está controlada y ya no tengo la necesidad de medicarme para
controlar el azúcar. Mi sobrepeso continúa en disminución ya que mis hábitos
de alimentación han cambiado bastante.

Mi valoración es muy positiva y aprovecho para darte las gracias por tu trabajo.

Carmen

Antes de iniciar el tratamiento:

¿Cómo era tu situación antes de trabajar conmigo?
Estaba enferma con dolor pélvico por endometriosis y con candidiasis sistémica.

¿Cómo te sentías?
Estaba mal tanto físicamente como psicologicamente.

Finalizado el tratamiento:

¿Cómo es tu situación después de trabajar conmigo?
Estoy mucho mejor. Tengo mucho menos dolor y sin candidas.

¿Cómo te sientes ahora?
Estoy mejor en todos los aspectos. Me ha sido de gran ayuda trabajar contigo para mejorar y entender de donde me vienen mis miedos y para llegar a la raíz de los problemas. Ahora conecto más conmigo misma y analizo la situación antes de comer con ansiedad o por atracones.

Muchas gracias por tu ayuda. Un beso enorme.

Carla

Antes de iniciar el tratamiento y de trabajar contigo mi situación era de hábitos un poco desordenados. Digo desordenados porque no tenía unos conocimientos de lo que se podía mezclar en las comidas y de cómo hay que comer. Todas las ensaladas las aliñaba con aceite, vinagre y sal  y he aprendido a no necesitar ese aliño más allá de algo de aceite y unas gotas de limón. Tenía la rutina de desayunar todas las mañanas a la misma hora y nunca jamás me había planteado si tenía hambre o no. 

Me sentía hinchada, digestiones pesadas, los ojos me lagrimeaban, con una tos tonta, calambres en las piernas y adormecimiento de los brazos.

Una vez finalizado el tratamiento mi situación después de trabajar contigo ha mejorado bastante, ya no me levanto con las manos hinchadas y se han reducido mucho la frecuencia de brazos o manos adormilados, así como los calambres. 

He aprendido a sentir hambre de verdad, a controlarlo, a apreciar los sabores en crudo, a combinar los alimentos, etc. y ello ha hecho que me sienta ahora mucho ligera, con unas digestiones nada complicadas y con más energía y vitalidad. 

Alguna vez me entró una especie de ataque de ansiedad y esa noche devoré, pero luego no me compensó por la pesadez que sentí al día siguiente.

Como balance final de estos 21 días decir que ha sido toda una experiencia muy positiva, llevadera y muy saludable.

Con todo mi cariño, Rocío

María

Antes de iniciar el tratamiento:

¿Cómo era tu situación antes de iniciar el tratamiento?

Mi situación antes de iniciar el tratamiento era bastante complicada; tenia las digestiones malas, muy lentas, con muchos ardores, inflamación estomacal e intestinal, gases, cándidas en repetidas ocasiones y muy seguidas, reflujo y ardores constantes, apenas me daba tregua ni tan siquiera a la hora de dormir, lo que hacia que no pudiera descansar adecuadamente, ya que las digestiones eran lentas y dolorosas, por lo que tenia muchos despertares.

Otros síntomas que se daban ademas del sistema digestivo, eran dolor de cabeza frecuente y a diario, mucosidad, dolor en articulaciones e incluso inflamación en piernas, como si estuviera reteniendo líquidos. A nivel de piel he padecido durante meses de rosácea en la cara, piel corporal extremadamente seca, picores y rojeces, y granitos en extremidades.

¿Cómo te sentias?

Todos estos sintomas estaban repercutiendo no solo en mi estado físico si no también en mi estado emocional, ya que estaba desganada, agotada, con profundo malestar, no era capaz de concentrar mi atención en nada, estaba malhumorada, y me encontraba sin energía.

No tenia consciencia ni tan siquiera de las veces que comía, ni como me estaba alimentando, o mas bien nutriéndome. 

Finalizado el tratamiento:

¿Cómo es tu situación después de trabajar conmigo?

Pues han desaparecido prácticamente la mayoría de los síntomas, vuelvo a dormir con un descanso real, lo cual me permite levantarme con mucha mas energía. Ya no tengo dolor en las articulaciones, la piel va mejorando cada día, ya no tengo rosácea en la cara, y la hidratación de la piel ha cambiado completamente. Los ardores han desaparecido por completo, y el reflujo también.

Ahora tengo una consciencia mucho mayor de como funciona mi cuerpo, de que necesita, de como nutrirlo y alimentarlo, de darle y permitirle descanso y dejar que se limpie cada día. Curiosamente no he pasado nada de hambre, al contrario, me sentía y me siento satisfecha comiendo muchas menos veces porque ahora es cuando mi cuerpo se esta nutriendo realmente.

¿Cómo te sientes ahora?

A nivel emocional estoy mucho mas receptiva, mas tranquila, mas plena, y mas ahora que soy la responsable de mi propia salud.

La verdad es que estoy encantada de haber hecho este proceso acompañada por ti, ha habido momentos mas complicados pero lo ha hecho fácil, el estar ahí respondiendo las dudas, hablándome de los síntomas y explicando el por qué de cada uno, entender el proceso depurativo de mi cuerpo, adoptar estos nuevos hábitos para mi dia a día y no solo para conseguir el objetivo, si no que el objetivo sea adoptar esta forma de alimentarse y cuidarse para siempre.

Muchas gracias por acompañarme, por el amor que le ha puesto a todo el proceso, por las risas que también nos hemos echado, por responder todas mis dudas y curiosidades, y por hacer posible mi bienestar.

¿Necesitas ayuda?