Esto es más común de lo que crees…

Una de las principales objeciones que tenemos a la hora de embarcarnos en un proceso depurativo es la del titular. Esa, y el miedo a pasar hambre..

Una cura depurativa, puede hacerse de muchas manera, los que os habéis apuntado al curso gratuito sabréis a que me refiero.

Puede hacerse o no, sin necesidad de dejar de comer del todo es decir, sin tener que llegar al ayuno integral. Además del tipo, también podemos decidir la duración, 1 día, 3 días, 5 días, un mes….

Es totalmente flexible y debería adaptarse como un guante a las necesidades personales de cada uno. Si se adapta como un guante, el éxito de la misma está garantizado.

Si te identificas con las personas a las que se refiere el titular, tengo que decirte con total seguridad que, no hay nada mejor que puedas hacer.

Estarás ó no de acuerdo conmigo en que si no podemos dejar de comer, la relación que tenemos con la comida, se ha convertido en algo más complejo. Si seguimos con nuestras rutinas, jamás averiguaremos que se esconde detrás.

He trabajado con muchas personas en el Programa Detox 21 días + 7 y, es increíblemente revelador, todo lo que se puede aprender de uno mismo en los 30 días que dura.

Revelador, en cuanto al asunto que hoy te traigo que como te digo es más común de lo que crees y es normal, vivimos en sociedades donde la comida ha tomado unas dimensiones mucho más allá de la función primigenia que es la de nutrir nuestras células.

Detrás de una relación especial con la comida pueden esconderse emociones y estados como la tristeza, la frustración, el cansancio, el enfado, la rabia, el vacío existencial, la soledad, el no saber poner límites….

A través de un detox donde la comida sufre una transformación, no contamos con las armas que ayudan a sobrellevar nuestros vacíos y anhelos, dejamos de tapar emocionalmente a través de ella y no queda otra que mirarnos de frente.

¿Potente? si. Pero más potente es vivir toda la vida en un ceguera profunda que muy probablemente terminará por provocarnos desequilibrios más profundos.

Podría decírtelo con palabras más sútiles y adornarlo cual mesa de centro pero lo que busco, es sacudirte un poco.

Una Cura Depurativa va mucho más allá del plano físico. Si estamos en condiciones de escuchar, nos revelará mucho sobre nosotros. Y aquello que no entendemos, cobrará entonces significado.

Este es uno de los motivos por los que ante un proceso de este tipo, decidimos mirar hacía otro lado, éste y los siguientes. Quizás en uno de ellos te sientas identificada:

  • Miedo a pasar hambre
  • Miedo a que me pueda pasar algo malo durante la cura
  • Miedo a fracasar
  • Miedo a pasarlo mal
  • No es el momento
  • No creo que pueda ayudarme
  • Estoy muy ocupada para hacer esto

Termino diciéndote que, esta página web tal y como la conoces está a punto de expirar. Es muy probable que el correo que recibas el próximo Viernes sea a través de higienedevida.com, que es así como pasará a llamarse. Culmina así meses de intenso pero gratificante trabajo.

También quiero compartir contigo, que llevo ya un tiempo dandole vueltas a esto de crear un producto online que pueda serte de mucha mucha utilidad, en este arte de aprender a comer y vivir saludablemente.

A mi se me ocurren un par de temas sobre el que podría girar. Quizás tu tengas alguno que realmente te interesa aprender y, estaría genial que me echaras una mano contándomelo. Te lanzo la pregunta…..

¿Sobre que te gustaría aprender?

A) Combinación Adecuada de Alimentos

B) Ayunos Intermitentes y Biorritmo

C) Dieta y Emociones

D) Otros….

¿Me mandas un mail con la respuesta?

[contact-form-7 id=»3167″ title=»Sobre que tema te gustaría aprender»]

¿Te ayuda lo que escribo y comparto contigo?

Si es así y te nace agradecérmelo, tienes una bonita manera de reconocer todo el trabajo que hago por el precio simbólico de un café.

Invita a Eva a un Café

¿Necesitas ayuda?